Alerta 081 -2017
 
Comité por la Libre Expresión (C-Libre).-Tras participar en una protesta pacífica, el comunicador social de Radio Dignidad, beneficiario de medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana (CIDH) desde el año 2013 y además Coordinador General del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) Martín Fernández, fue víctima de agresiones.
 
Mediante un comunicado público el MADJ, señalo que aproximadamente unas 20 aproximadamente 20 personas contratadas por la empresa Proyecto Hidroeléctrico Centrales de El Progreso (HIDROCEP) propiedad del empresario Jason Hawit, golpearon y agredieron a Fernández.
 
La agresión ocurrió  en la comunidad de Pajuiles, municipio de Tela, departamento de Atlántida, luego que Fernández participara en una toma de carretera y justo cuando se aprestaba a verificar los daños provocados por personas ligadas a la hidroeléctrica, quienes minutos antes le habían prendido fuego a un campamento  del MADJ, que mantienen las comunidades en defensa del Río Mezapa, desde hace 136 días.
 
Fernández en compañía de Oscar Martínez, se dirigieron hacia los campamentos para constatar los daños y preparar la respectiva denuncia, cuando “fueron agredidos y golpeados por las personas pagadas por HIDROCEP quienes estaban montándoles vigilancia”, según el MADJ.
 
Quienes prendieron fuego al campamento, aprovecharon que la mayoría de personas se encontraba desarrollando una toma de la carretera con conduce de la Ciudad de El Progreso a la Ciudad de Tela y la Ceiba.
 
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), estableció en su informe anual del año 2005 que “el derecho a la manifestación pacífica, si bien es un derecho humano contenido en las libertades de reunión y de expresión, merece ser tratado de manera especial debido a que representa un modo de acción cívica para la exigencia y la defensa de derechos, altamente sensible a reacciones de gobierno y a políticas de Estado incompatibles con los derechos humanos”.
 
La organización ambientalista, denuncio que las agresiones provocaron la fractura y sangrado de la nariz a Fernández, mientras que a Martínez, lo golpearon y robaron su celular. Producto de los golpes permanece con severas lesiones en su espalda y su pierna izquierda que le impide caminar con normalidad. 
 
Según los afectados, todo ocurrió en complicidad con los miembros de la Policía Nacional, quienes teniendo a los hechores a menos de una cuadra de distancia, se negaron a capturarlos aduciendo que ellos "estaban armados y les estaban lanzando piedras".
 
Los defensores del Río Mezapa, responsabilizaron de lo ocurrido a los propietarios del Proyecto Hidroeléctrico Centrales de El Progreso” y anunciaron que no tienen miedo, no se rendirán y que no cederán su dignidad. 
 
Comité por la Libre Expresión

0
0
0
s2smodern