Alerta No. 130-2020

Comité por la Libre Expresión (C-Libre). - Dos periodistas y defensores de derechos humanos que forman parte del equipo del Comité por la Libre Expresión (C-Libre), fueron detenidos arbitrariamente y torturados por parte de miembros de la Policía Nacional el dos de noviembre en la ciudad capital Tegucigalpa de Honduras.

La periodista Miriam Elvir fue detenida en un retén policial, en la entrada de la colonia La Esperanza, acusándola de faltas a la autoridad, mientras el periodista Cesario Padilla, fue apresado por grabar la detención de la periodista y compañera de trabajo.

Según el video de transmisión en vivo de la agresión cometida en su contra, se escucha a Cesario Padilla, relatando lo que está sucediendo con la periodista y defensora de Derechos Humanos Miriam Elvir mientras es agredida por una agente policial “Señores, buenas tardes somos miembros del Comité por la Libre Expresión, pueden observar aquí como están enchachando a nuestra compañera Miriam Elvir…”

En el mismo video se escucha que Padilla también está siendo objeto de agresión, mientras dice “No me vayas a hacer nada, no me vayas hacer nada” el agente policial respondió “Y porque no vos”.

Miriam Elvir, relató a C-Libre sobre lo sucedido, “existe una estructura orgánica totalmente en contra de cualquier defensa no solamente de los periodistas, sino de cualquier ciudadano en esta ocasión, incluso hoy es mi día para circular a parte del salvoconducto por mi profesión”.

“Iba transitando por un retén, me hicieron señal de parada y me solicitaron los documentos del vehículo, los entregue y luego sin explicación alguna me los retuvieron, por esa razón llame a mi compañero Cesario quien se apersono al lugar y quien documento desde su condición de periodista mi arresto en plena vía publica” añadió.

Elvir explicó que fue detenida por miembros policiales aduciendo que faltó el respeto a la autoridad lo que calificó como “un mensaje directo contra los periodistas”, pues en el retén no estaba la Policía de Tránsito y la Policía Militar, tal como lo establece la Ley de Tránsito, “me dijeron que lo hacían para cuidar a la ciudadanía y que la ciudadanía se quejaba, a lo que yo respondí más de lo mismo y (reaccionó como) de manea violenta e irrespetuosa al sostener que yo lo estaba acusando de que él era un ladrón y que ese era un delito de injurias y calumnias”.

Elvir también denunció que hubo criminalización, agresión física y psicológica “cuando nos subieron a la patrulla, nos exhibieron por toda la ciudad sin decirnos a dónde nos trasladaban, al tiempo que comentaban de forma sarcástica que a nosotros lo que nos encantaba era hacer el show para subir el rating y que así nos daban más Likes, entonces dijeron (los policías) por eso móntales v%$#, mientras golpeaban a Cesario”, puntualizó Elvir.

Por su parte, Cesario Padilla, dijo a C-Libre “pueden ver mis manos, soy una persona que no tiene armas de ningún tipo, pero tengo este tipo de heridas y otras en la cara que  no me he visto, cuando me tiraron a la patrulla policial”.

“Fuimos exhibidos ante la ciudadanía como delincuentes y todo por atender una amenaza que vivía una compañera de trabajo, Mirian Elvir y colega periodista que está en una situación de riesgo. Eran cinco (policías) contra uno prácticamente, el comportamiento policial fue detestable y condenable no están para servir y proteger como es su lema”, lamentó.

Padilla al describir las lesiones que sufrió, pese a presentar la identificación personal de periodista y defensor de derechos humanos, el chaleco y su carnet, expresó que “sin importar la organización que nos represente, cualquier periodista puede ser víctima de amenazas o agresiones por parte de este cuerpo policial”.

Ambos periodistas coinciden en que hubo un acto irregular de exhibición porque fueron trasladados a cuatro instalaciones policiales diferentes, Elvir comentó “Nos estuvieron exponiendo también por toda la ciudad nos trajeron a la posta de la San Miguel, luego a la cuarta estación y finalmente a la posta de El Manchén, de hecho las esposas nos las quitan después de una hora, luego de estar dentro de la posta de Belén, al momento de hacernos el fichado”.

Cabe destacar que ambos periodistas cuentan con medidas de protección del Mecanismo Nacional de Protección para Periodistas, Comunicadores Sociales, Operadores de Justicia y Defensores de Derechos Humanos y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La agresión contra los periodistas ocurrió en el marco del 02 de noviembre, fecha declarada por las Naciones como el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

Finalmente, la Relatoría para la Libertad de Expresión, ha resaltado las obligaciones que tienen los Estados para prevenir crímenes contra periodistas entre ellas están adoptar un discurso público que contribuya a prevenir la violencia contra periodistas, Instruir a las fuerzas de seguridad sobre el respeto a los medios de comunicación, respetar el derecho de periodistas a las reservas de su fuente de información, apuntes y archivos profesionales, De sancionar la violencia contra periodistas y mantener estadísticas precisas sobre violencia contra periodistas.

C-Libre ha registrado más de 100 alertas por agresiones cometidas contra periodistas durante la pandemia, siendo los miembros de la Policía Nacional el mayor agresor, entre ellas nueve detenciones en retenes policiales ocurridos contra periodistas de Santa Bárbara (4), Omoa (1) y Tegucigalpa (4).