Alerta No. 091-2020

Comité por la Libre Expresión (C-Libre).- “Mi vida está en peligro”. Con esta frase alertó el periodista Leonel García sobre un hecho de persecución vehicular, ocurrido en horas de la noche del sábado 25 de julio, en la ciudad de Nacaome departamento de Valle, al sur del país.

La denuncia fue publicada en las redes sociales de la Asociación para una Ciudadanía Participativa (ACI PARTICIPA) y posteriormente, el propio comunicador lo denunció este domingo.

García, quien es director del programa “Noticias Dígalo como Quiera”, transmitido por Sur Tv Canal 21 de la zona, amplió la denuncia donde responsabilizó al alcalde del municipio, Víctor Flores de tal persecución en su contra.

En la edición dominical, el comunicador detalló que la persecución se origino en el punto conocido como Jícaro Galán, donde el comunicador realizaba una diligencia familiar y al arrancar en su vehículo notó que era seguido por un carro Nissan Frontier, color blanco grande (4x4).

“A veces no encuentro que hacer... aquí la corrupción impera galopante en el municipio de Nacaome y yo la he sacado al desnudo y no me van a callar”, dijo, en tono enérgico, el periodista Leonel García.

En su relato, el comunicador sureño amplió que luego de aumentar la velocidad, llegó a la entrada del municipio de Nacaome, donde había un retén a cargo de un policía y un militar, a quienes reportó que lo venían siguiendo. Acto seguido, hicieron parada al vehículo y García logró ver la persona que bajó hasta la mitad el vidrio del pasajero en la parte delantera, pero dejaron ir el vehículo y quien lo conducían.

¿Qué pasó? ¿Sabe de dónde es? Le preguntó el periodista a quienes estaban a cargo del retén y uno de ellos le expresó “quien lo manejaba era empleado de la alcaldía [de Nacaome]”.

García dijo en su programa que, de este nuevo hecho contra su integridad física, tiene conocimiento el vocero policial en Tegucigalpa, el Mecanismo Nacional de Protección y de organizaciones defensoras de derechos humanos, así como sus colegas periodistas de la zona sur del país.

Cuestionó que “aquí no se investiga nada, a mí me pueden matar hoy y mañana no se da cuenta nadie” y recordó el crimen contra su colega y amigo Leonardo Gabriel Hernández, ocurrido el 17 de marzo de 2019 y cuyo crimen permanece impune.

En lo que va de 2020, es el segundo hecho de persecución que denuncia Leonel García, ya que el 08 de marzo, desconocidos le dieron seguimiento. En su programa estuvo denunciando hay amenazas de desalojo para las comunidades por interés de políticos del Partido Nacional en vender las islas “La inglesa” y “Playa de la Virgen”.

Leonel García, es un periodista crítico de la gestión de las autoridades municipales de Nacaome, así como de los diputados, a quienes denuncia constantemente por su falta de acción para la ciudadanía del departamento de Valle, especialmente durante la pandemia por el COVID-19.

El pasado 19 de marzo, los diferentes relatorías sobre libertad de expresión de Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, expresaron que los gobiernos deben hacer “esfuerzos excepcionales” para proteger el trabajo de los periodistas; quienes cumplen una función crucial en un momento de emergencia de salud pública o cuando “tiene por objeto informar al público sobre información crítica y monitorear las acciones del gobierno”.

Mientras que, el marco jurídico interamericano sobre el derecho a la libertad de expresión, establece que “las expresiones, informaciones y opiniones sobre asuntos de interés público, al Estado y sus instituciones, gozan de mayor protección bajo la Convención Americana [de Derechos Humanos], lo que implica que el Estado debe abstenerse con mayor rigor de establecer limitaciones a estas formas de expresión”

Agrega el marco jurídico que “… las entidades, los funcionarios y quienes aspiran a cargos públicos, en razón de la naturaleza pública de las funciones que cumplen, deben tener un mayor umbral de tolerancia ante la crítica”.


Intimidación

El efecto de acciones que buscan infundir miedo, como una angustia perturbadora del ánimo personal ante un riesgo o un daño, real o imaginario. O bien, producir temor, a fin de provocar el deseo de huir, o de rehusar una actividad, o un algo, que se obliga a ver como dañoso, arriesgado o peligroso. Con actos que influyen en el trabajo. Sea en sentido editorial, o en la línea informativa de la persona que comunica, que edita, dirige, o trabaja, en un medio de comunicación o campo equivalente.