COMUNICADO

Ante el alarmante incremento de agresiones cometidas por agentes policiales y militares contra periodistas en cobertura de protestas ciudadanas, a la comunidad nacional e internacional, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), expresa lo siguiente:

El sábado 03 de agosto, la cadena hispana UNIVISIÓN, en su portal web publicó una nota titulada: Presidente de Honduras implicado en una conspiración para usar U$1.5 millones del narcotráfico en sus campañas. Lo que, horas mas tarde, generó una reacción contra el medio de comunicación internacional, descalificando el contenido de su información.

A través de un comunicado de prensa, emitido por su oficina de Comunicaciones, la Presidencia de la República, descalifica lo dicho por la cadena internacional de noticias, asegurando que “se intenta difamar a Juan Orlando Hernández, basándose en el testimonio de un traficante de drogas, omitiendo maliciosamente esta información que sus reporteros y sus editores conocen”.

De acuerdo con la legislación interamericana sobre libertad de expresión, las acciones y omisiones del Estado y sus funcionarios “deben sujetarse a un escrutinio riguroso, no solo por los órganos internos de control, sino también por la prensa y la opinión pública”.

El 05 de agosto, en otra comparecencia pública, Hernández atacó a líderes de partidos de la oposición hondureña al decir que: “lo que deben hacer Salvador Nasralla, ‘Mel’ Zelaya y Luis Zelaya y otros políticos (…) es renunciar a seguir siendo voceros y promotores de lo que buscan los grupos criminales que están huyendo”.

Tras estas publicaciones la ciudadanía ha retomado las acciones de protesta social, exigiendo la renuncia de la presidencia a Juan Orlando Hernández, así como e investigación penal en su contra.

Este gobierno persistentemente ha gestionado las manifestaciones a través de la violencia policial extrema, usando cientos de bombas lacrimógenas directamente contra las y los manifestantes. Un ejemplo de ello, fueron las acciones violentas contra manifestantes en Tegucigalpa, La Ceiba y en San Pedro Sula, el lunes 05 de agosto.

Precisamente en la ciudad del norte hondureño, la noche del martes 06 de agosto, fue agredido el camarógrafo de Canal 11, Juan Carlos Castillo, mientras daba cobertura junto a su compañera periodista, Iris Urbina, a una manifestación que concluyó en una represión por parte de miembros de la Policía Nacional y de la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales cuando cubría una manifestación en la ciudad de San Pedro Sula.

Las expresiones estigmatizantes del gobierno contra la prensa que difunde noticias de interés público, y contra líderes políticos de oposición, instalan un ambiente de hostilidad y violencia física por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado contra la ciudadanía que protesta y los periodistas que realizan trabajo de cobertura de las manifestaciones.

En el marco del contexto de represión contra la prensa y la ciudadanía en protesta, C-Libre, exige:

A quien ocupa el Poder Ejecutivo:

- Que se abstenga de emitir un discurso estigmatizante contra los medios de comunicación y contra políticos de oposición.

A los cuerpos de Seguridad

- Que abstengan de ejercer violencia contra la ciudadanía que se manifiesta pacíficamente contra el gobierno.

- El respeto al trabajo que desempeñan periodistas, camarógrafos, especialmente en coberturas de acciones de protesta ciudadana en el país.

 

 Tegucigalpa, 08 de agosto 2019


0
0
0
s2smodern