Alerta No. 117-2019 

Comité por la Libre Expresión (C-Libre).- En horas de la noche de este lunes 25 de noviembre, fue asesinado el periodista José Arita, en Puerto Cortés. Es la séptima voz silenciada del presente año.

Según información de la prensa local, Arita recién salía de presentar su programa “La Hora de la Verdad”, en Puerto Visión, Canal 12 y tras detenerse a realizar una compra, fue atacado a balazos por desconocidos,  quienes huyeron en un vehículo turismo, entre la segunda y tercera calle, frente al Casino Porteño.

En su último programa, denunció ser excluido de algunas conferencias de prensa. “es raro que inviten a Arita o ‘La Hora de la Verdad’ y lo digo públicamente al alcalde, a las instituciones públicas y privadas que no sé cuál es el temor que tienen que yo vaya a una conferencia de prensa”.

Al término del programa, transmitido de lunes a viernes, anunció que tendría como invitado a un profesional del derecho y abordarían el tema del Nuevo Código Penal “que solo apoyan a los delincuentes…”.

El capítulo de Puerto Cortés de la Asociación de Prensa Hondureña (APH), lamentó el crimen contra José Arita y exigieron que su caso no quede impune.

Hasta el momento, no hay ninguna declaración pública de la Policía Nacional, ni de autoridades de investigación sobre el tema.

Se trata del segundo comunicador asesinado en Puerto Cortés. El 07 de julio fue atacado a tiros, “Santi” Carbajal, comunicadora trans y quien tenía un programa de entretenimiento. Falleció en el hospital “Mario Catarino Rivas”, en San Pedro Sula.

En los últimos diez años, 76 periodistas y trabajadores de medios han sido asesinados en Honduras, de acuerdo con cifras de C-Libre. De los siete asesinatos contabilizados en 2019, cinco ocurrieron entre los meses de agosto y lo que va de noviembre.

"La violencia contra periodistas y la impunidad de estos crímenes continúa afectando seriamente el ejercicio del derecho a la libertad de expresión en Honduras", expresa el informe sobre la situación de derechos humanos en 2018, presentado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), este lunes en Tegucigalpa. 

En la declaración conjunta del año 2006, los Relatores sobre Libertad de Expresión de Naciones Unidas, Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos y el representante de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa para la Libertad de los Medios de Comunicación, establecieron que los actos intimidatorios contra periodistas, en especial, secuestro y asesinato limita la libertad de expresión.

“Esto ocurre como consecuencia del temor que genera informar sobre abusos de poder, actividades ilegales u otras irregularidades contra la sociedad. Los Estados tienen la obligación de tomar medidas efectivas para evitar dichos intentos ilegales de limitar la libertad de expresión”, expresa el grupo de Relatores en la declaración conjunta.


0
0
0
s2smodern