Alerta No. 012-2020

Comité por la Libre Expresión (C-Libre).- “Espérese amigo, tranquilo, no estamos haciendo nada malo, espérese”, fueron las palabras con las que el periodista Nahún Monje se defendía tras ser agredido físicamente  este miércoles 12 de febrero, en la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida.

Cerca de las cinco de la mañana, Monje y su compañero camarógrafo, Leonardo Maccoy, se encontraban en la Jefatura Policial de La Ceiba, para informar sobre un suicidio ocurrido en una de las celdas de dicho recinto, cuando fueron sacados a empujones por dos agentes, de acuerdo a lo que informó diario La Prensa.

El director del noticiero TN5 Matutino, Ramón Matute, hizo un enérgico llamado a las diferentes autoridades policiales. “No puede ser, señores policías, si los reporteros solo están cumpliendo su trabajo como periodistas, no se puede tolerar esta acción”, reclamó Matute.

Mientras que Monje, en la emisión matutina de TN5, denunció ser víctima de amenazas por parte de un agente policial, quien le apuntó con su arma de fuego, a bordo de un carro Nissan Frontier, asignado a la sede policial de la ciudad en mención.

 “Solo queríamos narrar lo que ocurrió dentro de las celdas, donde en horas de la madrugada una persona se suicidó… recibimos golpes en diferentes partes de nuestro cuerpo (señalando su brazo derecho) y en la espalda, rayones con el arma de fuego por parte del policía de investigación. Solo veníamos a hacer nuestro trabajo, nunca se nos había prohibido el ingreso por ninguno de los dos portones”, expuso el periodista al medio de comunicación, para el cual informa.

Tomado de: Youtube/Tvcplay

Por la agresión física y las amenazas en su contra, Monje interpuso la denuncia en la oficina regional del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) y la Fiscalía en la ciudad del atlántico hondureño.

En declaraciones a la emisión estelar del Noticiero TN5, el director de la DPI, Ronmel Martínez, justificó la agresión contra el comunicador al decir que “ingresó por un lugar inadecuado a la sede, esta guardia ejerce un control cuando entra y sale…”, aseguró.

La Asociación de Prensa de Atlántida (APA), hizo público su malestar por la agresión contra Nahún Monje y acompañará las acciones legales que correspondan, al mencionar que ya que “no es la primera vez que nuestra labor informativa se ve violentada”. Varios colegas de la prensa, realizaron una protesta frente a la sede policial, demandando respeto al trabajo periodístico.

En lo que va del presente año, este hecho suma el tercero en el que las fuerzas policiales agreden a periodistas. El 06 de enero, los periodistas Mai Ling Coto (compañera en la corporación Televicentro) y Eddie Andino (Canal 6) fueron sacados de la sede policial en San Pedro Sula detallaban la detención de una persona acusada por disparar contra un guardia de seguridad privada en las instalaciones del Hospital "Mario Catarino Rivas".

El Sistema Interamericano de Derechos Humanos (Sistema-IDH), establece que los Estados deben adoptar la creación de guías de conducta y capacitación hacia las fuerzas policiales sobre el respeto de la libertad de expresión y el trabajo periodístico.

 


0
0
0
s2smodern